Raquel León Lamela | TÉCNICAS DE ESTUDIO O CÓMO APRENDER A ESTUDIAR
Raquel León psicología en Santiago de Compostela
psicología, psicologo,
283
single,single-post,postid-283,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
Blog_Estudios

TÉCNICAS DE ESTUDIO O CÓMO APRENDER A ESTUDIAR

En esta época llegan las notas finales y, a pesar del esfuerzo, los resultados no son siempre los esperados. Es frecuente que los estudiantes dediquen horas y horas al estudio pero que no obtengan los frutos que desean.

En ese momento es necesario reflexionar y analizar si realmente lo estamos haciendo bien. A veces, con unas simples técnicas de estudio podemos organizarnos mejor, aprovechar los tiempos y lograr un mejor rendimiento. Tenemos que aprender a estudiar.

El psicólogo también puede ayudarnos a estudiar. Un profesional de la psicología conoce las técnicas para mejorar nuestro método de estudio y nos asesorará con el objetivo de desarrollar todas nuestras potencialidades. Aquí te damos unas sencillas claves que debes tener en cuenta a la hora de enfrentarte a tus libros y apuntes:

_ Un plan de estudio

La organización es la clave del estudio. No sirve de nada proponerte estudiar si no eres consciente de lo que tienes que hacer o si no lo tomas en serio.

Debes elaborar un plan de estudio que incluya un calendario realista con los días y horas de estudio. Organiza el plan en función del volumen de materia a estudiar y fíjate unos objetivos a corto, medio y largo plazo.

El plan de estudio te permite organizarte y disponer de tiempo para todo: para estudiar, para descansar y para disfrutar. Es el primer paso para tener éxito en cualquier materia.

_ Subraya, es importante.

Es un truco sencillo pero que nos ayudará a sintetizar información y desarrollar nuestra memoria visual. Podemos utilizar rotuladores de colores o un simple lápiz. La clave es leer previamente los textos y ser capaz de destacar lo más interesante para permitir un estudio y repaso más ágil.

_ Crea tus propios apuntes

Se trata de resumir los textos, de elaborar fichas y resúmenes de las materias. Nuestros propios apuntes nos permitirán disponer de la información con un lenguaje más cercano

_ Dibuja tus apuntes

A muchos nos ayuda asociar los conceptos a dibujos, porque nos facilita la memorización y nos entrena la memoria visual. Prueba a crear imágenes de los temas y podrás estudiar y repasar de forma más rápida.

_ Elabora ficheros

Prueba a elaborar tus propias fichas de estudio de manera organizada, podrás sintetizar los temas y podrás consultar cuando tengas dudas.

_ Reglas mnemotécnicas

Consiste en asociar uno o varios conceptos a un término familiar más fácil de recordar. Es un método muy útil para memorizar listas de palabras o conjuntos de términos. Hay tantas reglas mnemotécnicas como personas, así que no dudes en inventarte aquellas que te resulten más cómodas o fáciles. Por ejemplo, si quieres recordar las cuatro provincias de Galicia: A Coruña, Lugo, Ourense y Pontevedra, puedes quedarte con la primera letra de cada palabra y crear así una nueva: ALOP.

_ El “Brainstorming”

El “brainstorming” es una técnica muy utilizada en el mundo de la publicidad y comunicación. Se trata de reuniones de grupo en los que se realiza una “lluvia de ideas”. A la hora de estudiar es interesante reunirte con un grupo de compañeros para hablar sobre la materia, compartir dudas y añadir ideas. Este método nos permite ver los temas desde diferentes perspectivas y con claves que a lo mejor no habíamos tenido en cuenta.

_ Practica lo aprendido

No todo consiste en memorizar sin más la teoría, especialmente en ciertas materias como física, química o matemáticas. Para aprender a resolver problemas, aplicar fórmulas o resolver ecuaciones no basta con tener conocimientos teóricos, debes ponerlos en práctica. Lo mejor es memorizar el concepto teórico y al día siguiente realizar un ejercicio práctico para comprobar si hemos interiorizado correctamente el tema.

_ Ponte a prueba con tus propios test

¿Qué tal si pruebas a autoevaluarte? Es un método fácil que te permitirá ponerte a prueba y practicar para la hora de ese “examen”. Además, nos ayudarán a conocer cuáles son las partes que tenemos más flojas, para realizar repasos extra.

En esta parte te aconsejamos que elabores tus propios test para analizarte a ti mismo pero también que intercambies exámenes con compañeros de estudios, porque te ayudarán a repasar detalles que a lo mejor no tenías en cuenta.

_ Entrena tu cerebro

Al igual que un deportista no consigue éxitos sin entrenar antes duramente, un buen estudiante no consigue buenos resultados sin entrenar su herramienta: su cerebro.

Entrena tus capacidades día a día, existen miles de pequeños trucos que te pueden ayudar a tener más memoria, a ser más ágil mentalmente o tener más capacidad para optimizar tus horas de estudio. Prueba a memorizar la lista de la compra, ejercita la comprensión lectora, haz crucigramas, practica con sudokus, busca las diferencias o diviértete con los juegos de observación. Son técnicas que te entretienen y que a la vez entrenan tu cerebro.