Raquel León Lamela | El psicólogo en los centros educativos
Raquel León psicología en Santiago de Compostela
psicología, psicologo,
290
single,single-post,postid-290,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
Centros_Educativos_blog

El psicólogo en los centros educativos

El papel del psicólogo va más allá de la consulta. Un psicólogo puede realizar intervenciones en los centros escolares, tanto con estudiantes como con los profesores y familias, para mejorar el rendimiento académico, reforzar conductas positivas y garantizar el bienestar de los jóvenes. Además, la figura del psicólogo cobra mayor importancia si existen casos de menores con dificultades en el aprendizaje o trastornos de conducta, ya que su ayuda resultará fundamental para su tratamiento.

El psicólogo es un elemento clave en el desarrollo funcional y equilibrado de un centro educativo en todo. Las principales tareas del psicólogo se centran en:

_ Realizar una evaluación psicológica de los estudiantes tanto a nivel individual como colectivo.

_ Desarrollar programas de intervención psicológica y psicoeducativa con fines preventivos y terapéuticos.

Gracias a la labor de los psicólogos en los centros educativos se consigue mejorar los procesos de aprendizaje, crear entornos escolares positivos y motivadores y mejorar las relaciones entre todos los grupos relacionados (familias y escuelas). Un estudiante equilibrado y motivado estará más preparado para adaptarse a los procesos de aprendizaje y mejorará su rendimiento escolar. El trabajo del psicólogo es fundamental para mejorar el bienestar emocional del niño y aumentar su capacidad de resiliencia, esa capacidad para adaptarse de manera positiva a situaciones adversas que les resultará fundamental en su desarrollo personal.

La figura del psicólogo contribuye a romper barreras en el aprendizaje y es un paso más en la suma de esfuerzos con el objetivo global de mejorar el sistema educativo.

La psicología infantil es una herramienta útil con beneficios a corto, medio y largo plazo. Estos son algunos de los beneficios de la presencia del psicólogo en el centro escolar:

_ mejoran los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Tanto los estudiantes con necesidades educativas especiales como los estudiantes sin este tipo de necesidades se benefician de una figura que puede entender su desarrollo educativo y sus demandas específicas. Cada alumno, cada clase, cada materia necesita de una estrategia individualizada con la que garantizar el desarrollo de los menores. Muchos estudios han demostrado que la intervención de un psicólogo tiene como resultado la mejora del rendimiento académico del estudiante.

_ crean un clima escolar seguro y positivo. El trabajo conjunto del psicólogo con el profesorado, las administraciones y las familias ayuda a crear un espacio educativo que facilita el aprendizaje. Además, permitirá una intervención ágil y eficaz en casos de emergencia, como bullying o acoso escolar.

_ fortalecen la relación entre escuelas-familias. El psicólogo es el puente entre escuela y familia. Su labor facilita el entendimiento entre las partes, permite crear estrategias educativas conjuntas y sirve como mediador en casos de conflicto.

_ mejoran los procesos de evaluación y la incorporación de cambios. Además del trabajo diario, el psicólogo recaba y analiza dos datos del funcionamiento del centro escolar, de lo que se puede aprender para mejorar los procesos de aprendizaje.