Raquel León Lamela | Superar una crisis de pareja, ¿es posible?
Raquel León psicología en Santiago de Compostela
psicología, psicologo,
437
post-template-default,single,single-post,postid-437,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
Superar crisis matrimonial

Superar una crisis de pareja, ¿es posible?

Las relaciones de pareja, al igual que las personas, cambian y evolucionan con el paso del tiempo. Es habitual que en las distintas fases que atraviesan puedan darse situaciones de crisis, motivadas por factores internos o externos, que ponen a prueba la estabilidad.

En determinados momentos necesario afrontar retos y tomar decisiones.

Una aclaración fundamental: una crisis no significa el final de una pareja, simplemente es una situación puntual o más prolongada en el tiempo en la que confluyen diferentes cuestiones y que conviene abordar lo antes posible. En muchas ocasiones los miembros de la pareja sienten que no son capaces de afrontar esta situación y que necesitan ayuda externa, ahí es cuando es fundamental el apoyo de un profesional de la psicología.

Los problemas que afectan a una pareja son muchos y muy distintos, incluso diferentes en función de la etapa vital en la que se encuentren. Si bien es cierto que en los últimos años hemos experimentado en nuestra clínica de psicología un incremento de las terapias de pareja causadas por la infidelidad, una de las causas principales de crisis y roturas de pareja.

¿Por qué es infiel?

Empezamos por definir el concepto “infiel”. Consideramos que hay una infidelidad cuando uno de los integrantes de la pareja se implica sentimentalmente en una relación con otra persona o mantiene relaciones sexuales con otra persona. La infidelidad se considera como tal cuando existe un compromiso como pareja monógama y supone la ruptura de una base fundamental: la confianza y la lealtad.

Por ello, una infidelidad es un punto de inflexión en una pareja, supone un golpe psicológico importante y requiere de un replanteamiento profundo para tomar una decisión: continuar o finalizar la relación.

Las infidelidades, sobre todo aquellas continuadas, se producen cuando las necesidades de los miembros de la pareja no se ven satisfechas, por lo que se busca fuera aquello que no se obtiene en la relación. Falta de comunicación, de complicidad, de compromiso, de tiempo de calidad o de confianza son algunos de los motivos que provocan que una persona se evada de su realidad y emprenda relaciones.

Una infidelidad supone un duro golpe para la relación de pareja, pero no tiene por qué significar un punto y final. Según una de las teorías más aceptadas sobre el amor, la teoría triangular del psicólogo Robert Sternberg, el amor se sustenta en 3 claves:

  • Referida a la conexión que existe entre las dos personas, que va creciendo y haciéndose más sólida según pasa el tiempo.
  • Pasión. Es el deseo intenso de estar con tu pareja, incluido el la atracción y el deseo sexual.
  • Compartir un proyecto de futuro, manteniendo la decisión de continuar en la relación a pesar de los altibajos que se suceden.

Está claro que una infidelidad afecta a estas áreas de la pareja, pero es posible superarla y continuar con la relación.

Terapia de pareja

Generalmente cuando se produce la infidelidad en la pareja se produce también un bloqueo emocional que hace necesario contar con ayuda externa -psicólogo- que nos ayude a ver la realidad y a tomar decisiones.

La terapia de pareja se plantea con sesiones individuales y en pareja, de tal modo que el psicólogo pueda conocer detalles de la relación y de cada perfil. La psicoterapia que desarrollamos en nuestra clínica sigue un proceso fundamentado en las siguientes pautas:

  • Reconocimiento del problema en la pareja.
  • Entendimiento del problema y objetivos a alcanzar.
  • Modificación de actitudes y comportamientos.
  • Resolución de conflictos.
  • Fomento de la empatía y mejora de la comunicación.
  • Pautas de convivencia.

Cuando el tratamiento terapéutico se inicia a raíz de una crisis por una infidelidad es fundamental dejar claro desde el primer momento que la terapia no obtendrá resultados si se continúa la relación externa. La sinceridad es un componente clave.